jump to navigation

CASTRAMENTACION ROMANA II por Hannon. 30 julio 2009

Posted by paxceltibera in 01. DE LOS PUEBLOS DE LA PENINSULA IBERICA.
comments closed

CASTRAMENTACIÓN ROMANA: UN APRESURADO REPASO Y ALGUNOS EJEMPLOS PRÁCTICOS

II PARTE: Campamentos permanentes (castra hiberna y castra stativa)

Tras la introducción dedicada en la anterior entrega a los campamentos temporales (castra aestiva), vamos a hacer ahora un breve recorrido por algunas características de los campamentos permanentes o castra stativa. La propia denominación es bastante clara: stativus (fijo, estacionado). Estos campamentos, junto con los castra hiberna, tenían un origen diferente. Sin bien en ciertos casos nos encontramos con recintos levantados por motivo de alguna campaña puntual, lo habitual es que fueran creados para garantizar la vigilancia de zonas conflictivas y para la protección de fronteras, siendo muchos de ellos acuartelamientos permanentes de legiones y unidades auxiliares.

La primera diferencia entre los campamentos temporales y los permanentes es bastante evidente: los materiales utilizados para la construcción de los últimos son bastante más duraderos; encontrandonos algunos ejemplos en los que un campamento permanente ha sustituido a un campamento temporal previo. Al igual que sucedía con los castra aestiva, es inútil intentar hallar un modelo de campamento permanente, pues los recintos se adaptaban a las condiciones topográficas e iban, además, evolucionando en función de la región en que se hallaran.

El caso de los castra hiberna era algo particular, pues se trataba de recintos destinados a proteger al ejército durante la época invernal, una vez terminada la campaña militar. Sin embargo, no es extraño que algunos de ellos terminaran conviertiéndose, igualmente, en castra stativa, como podemos comprobar, por ejemplo, en el Limes de Germania. Estos castra hiberna se construían con mayor cuidado y sus defensas eran de mayor entidad que las de los campamentos de verano. En algunas zonas de Europa, como la Galia o Germania, los rigores climáticos obligaban a adoptar algunas variaciones en las construcción, sustituyendo las tiendas de campaña por barracones y otros alojamientos de madera o con estructuras de madera recubierta de barro y techumbre de ramaje de zarzos al modo galo.

Si era posible, el principal material usado para reforzar el foso era el césped; siendo cortados los tapines con un tamaño homogéneo de tal manera que pudieran ser usados al modo de ladrillos.

Debido al enorme tamaño de algunas imágenes, debes de seguir el artículo en su lugar original. Pincha aquí.

LA ROSA DE FUEGO (1909) por Eina. 30 julio 2009

Posted by paxceltibera in 01. DE LOS PUEBLOS DE LA PENINSULA IBERICA.
comments closed

Barcelona, año 1909, se cumple ahora un siglo.

Domingo 18 de julio, fecha del primer embarque de reservistas en el puerto de Barcelona (lugar de donde partían las tropas hacia Marruecos y principal zona de movilización)

“¡No vayais, no vayais!”

Barcelona: la chispa que hace prender la mecha.

Esta provocación, de ofrecer escapularios, medallitas y tabaco de las empresas de los Comillas, monopolistas de la producción, a aquellos que en sus propios buques iban a defender sus intereses, llenó de ira contenida a la clase trabajadora. La voz popular hizo correr otra gran verdad: Los Comillas eran los grandes empresarios de la redención del servicio militar para los ricos, una empresa ciertamente productiva que les rentaba beneficios. Además, las fotografías de las damas bien vestidas despidiendo a los soldados, pobremente vestidos, aparecieron en la prensa gráfica de aquellos días gracias al fotógrafo Frederic Ballell y algunos otros. Las ilustres damas les obsequiaban además con medallas baratas de la Virgen del Carmen, patrona de los marineros. Algunas, acompañadas de sacerdotes, bendecían a los soldados. Damas encorsetadas hacían caridad a aquellos que iban a defender sus intereses, a aquellos que la rabia iba a llevar a la revuelta en una convocatoria ciudadana de huelga general. Las clases dirigentes ni se apercibieron de ello.
La semana trágica. Dolors Marín

El lunes, 26 de julio de 1909, la Confederación de sindicatos (socialistas y anarquistas) Solidaritat Obrera, una de las confederaciones sindicales más potentes de la historia del proletariado europeo, convoca una huelga general en Barcelona.

Reinando Alfonso XIII y con Antonio Maura, del Partido Conservador, al frente del gobierno, España se desangraba en la guerra del norte de Marruecos. La llamada guerra de los banqueros (Conde de Romanones y Marqués de Comillas entre otros). Empezó la movilización de reservistas, camino del “matadero” de Marruecos, en la mayoría de los casos humildes trabajadores, padres de familia, en las que la única fuente de ingresos era su trabajo, obligados a defender los intereses económicos de unos pocos. Añadamos a ésto que si tenías 6000 reales (10 reales, sueldo diario de un trabajador) quedabas libre de “defender” a tu patria.

“¡Cerrad, por nuestros hermanos de Melilla!”

A media mañana del lunes, la huelga era un éxito total.
Pacífica hasta que llegaron los primeros incidentes con la fuerza pública al intentar parar los tranvías que no se habían sumado a la huelga.

Se declara el estado de guerra.

(Dimite por este motivo el gobernador civil Osorio y Gallardo que pretendía que se respetara el poder civil.
Osorio y Gallardo, al ministro de Gobernación De la Cierva: “…me basto y me sobro!”
Contestación del ministro: “Efectivamente…sobras!”)

Pero una vez el ejército en la calle, la gente recibía a los soldados con gritos de “Viva el ejército” “Abajo la guerra” identificandolos como víctimas también y siendo éstos bastante reacios a cargar contra los huelguistas ante el desespero de sus oficiales.

Obreros “Hartos de todo y de todos”

La guerra de Marruecos fue la llama, la situación laboral y condiciones de vida miserable de los obreros, el caldo de cultivo revolucionario inflamable. Viviendo en mínimas condiciones de higiene, sin cobertura sanitaria, sin descanso semanal, con jornadas de doce o trece horas, los niños sin escolarizar, prontos a trabajar en las fábricas desde los ocho o nueve años.

Los hombres del Ochocientos creían que la agitación de los trabajadores era debida a las malas artes o doctrinas funestas que los demagogos y agitadores infiltraban en las masas populares […] Si la miseria comportaba casi siempre el riesgo de la muerte, es evidente que también inducía a los obreros a mostrarse poco sujetos al juego social que les brindaban los industriales. Porque los obreros catalanes eran más bien orgullosos, y si se levantaban alzando banderas de protesta lo hacían porque tanto les daba morir de tisis en la cama que de un balazo en la barricada o en la bullanga de una huelga.
Vicens Vives.

A las horas, la situación se había escapado de las manos de los convocantes. El comité de huelga se encuentra con un grave problema. El paro había sido un éxito, pero el movimiento se había convertido en una revuelta no prevista y cada vez más viva. Contactaron con personalidades de los partidos republicanos. Intentaron poner esa rebelión al servicio de una idea. De la República. Fracasaron. Aunque la huelga fue ampliamente apoyada por estos partidos ninguno quiso liderar esa energía revolucionaria desatada.Los militantes de base del partido republicano de Alejandro Lerroux y de la esquerra nacionalista que se batían en las barricadas, fueron abandonados por sus dirigentes. Ningún partido político quiso tomar las riendas ni enarbolar la bandera de ese movimiento.

Barcelona queda abandonada a una insurrección sin dirección.

La noche del lunes, 26, después de manifestaciones en toda la ciudad y enfrentamientos con las fuerzas del orden, el lanzamiento de un bote de petroleo incendia un centro religioso vinculado al Marqués de Comillas y ocasiona la muerte de un sacerdote.

El levantamiento de barricadas representa al paso de la huelga a la revuelta armada.

El martes llegan noticias del desastre del Barranco del Lobo, donde perecieron 1200 reservistas, en su mayor parte del contingente que salió de Barcelona el día 18 de julio. La noticia atiza más la ira y la furia de la población. Ya son centenares de barricadas, defendidas por miles de hombres y mujeres, apoyados por una parte importante de la población trabajadora. El asalto a varias armerías y algún cuartel les facilita armas. El ejercito abandona la actitud pasiva mantenida hasta entonces. El numero de heridos y muertos aumenta. La Comisión de huelga ha perdido todo control de la situación.

Comienzan a arder iglesias y conventos de forma significativa. A medianoche de aquel día quemaban treinta edificios de signo religioso.

“El fuego que ilumina”

Todo a la hoguera. Incluyendo dinero y objetos de valor.

Se crearon patrullas para evitar saqueos. A pesar de la virulencia de los ataques se respetaba la integridad física de los religiosos, aún y así en toda la revuelta murieron tres. Algunos centros, como el Hospital de San Juan de Dios, no solo fueron respetados por los revolucionarios si no que ellos mismos se encargaron de protegerlos y abastecerlos.

Y estamos en lo que podríamos llamar “la madre del cordero” de la Semana Trágica, el sello de identidad de esta revuelta.

Lo que empezó como una revuelta antimilitarista y anticaciquil o anticapitalista se convirtió…en una revuelta anticlerical.

Creo que el siguiente texto aclara bastante:

“En poco tiempo, toda la ciudad ardió. Se quemaron una serie de edificios religiosos en un monumental acto de fe revolucionaria: en la inmesa pira quemaban años de superstición, de dominación, de leyenda oscura. Los librepensadores no daban crédito a sus ojos.
Fundación Ferrer i Guardia.

Superstición, dominación, leyenda oscura, creo que ahí están las claves del giro.

Esa utilización por parte de la Iglesia de la superstición y obscurantismo se volvió contra ella. La actitud de los “revoltosos iconoclastas” da muchas pistas. Profanación de tumbas, asalto a conventos, buscando la confirmación morbosa de “leyendas urbanas” oscuras sobre el mundo religioso. Todo aquello que se pensaba o se hablaba en voz baja sobre el clero, ahora tomaba la calle.

“Habeis mantenido al pueblo en la ignorancia y ahora la ignoracia se ha vuelto contra vosotros”

Significativo.

Y además dominación.

Se veía a la Iglesia como una institución ligada a los intereses de patronos y clase pudiente. Una Iglesia que con mano de hierro defendía su presencia y monopolio en la vida ordinaria de los trabajadores, controlaba escuelas, hospitales, cárceles, centros de beneficiencia, incluso hasta en las fábricas llegaba su influencia. Y que bajo palio bendecía las tropelías caciquiles.

“Los librepensadores no daban crédito a sus ojos”… ni la burgesía tampoco.

Con alivio esa burgesía veía que la quema de conventos desviaba oportunamente toda la rabia obrera de sus fábricas y propios intereses. Y no movieron ni un dedo.
Los centros religiosos no tuvieron ninguna protección ni apoyo. Sus vecinos, la gente de “bien” se limitó a observar.

Algo de todo eso tenía que haber cuando el poeta Joan Maragall, cristiano, perteneciente a la burguesía catalana y una de las voces más respetadas incluso por gente que no compartía sus ideas, expresó sus pensamientos en tal sentido en dos artículos, acabada la semana:

La ciutat del perdó, solicitando el cese de la represión que el propio periódico “La Veu de Catalunya” para el que lo escribió, se negó a publicar.

L’Esglesia Cremada, publicado por dos veces censurado o retocado, actualmente se ha podido recuperar el original íntegro. De su lectura parece que Maragall habla de un fuego purificador para la Iglesia.

Se entiende que ni uno ni el otro hicieran mucha gracia cuando la gente bienpensante estaba escandalizada con lo que había ocurrido en la ciudad y pedía mano dura.

Transcurriendo la semana, siguen llegando refuerzos militares y cambia la inclinación de la balanza.

Un dato que creo importante señalar es que junto a el pueblo o trabajadores, obreros, comenzaron a añadirse delincuentes y grupos marginales y que también se detectaron y parece que está documentado, gente próxima al partido de Lerroux que no iban precisamente en alpargata.

Los obreros creían que la rebelión se había extendido más allá de Cataluña, pero el aislamiento de Barcelona (ferrocarril,correos,telégrafos…) y la desinformación intencionada por parte del gobierno de Maura que además magnificaba lo que estaba ocurriendo, hizo creer a los obreros del resto de España que en Cataluña se había declarado una revuelta separatista, lo que evitó movimientos solidarios.

” y al decirme un periodista que se aseguraba era “separatista” el movimiento, yo me limité a contestar “que no sabía el carácter que tuviera”. Confieso que en aquellos momentos no quise negar que tuviera tal carácter, porque un secreto instinto me hacía confiar en que la duda siquiera en el resto de España de que el movimiento fuera separatista, bastaría para que el patriotismo se impusiera a todas las demás aspiraciones y pasiones. Y acerté, porque la prensa de izquierdas en todo el país puso freno a sus campañas, y sólo se pensó en la necesidad de combatir el criminal intento” (La Cierva, -ministro de Gobernación- Notas de mi vida)

Mientras tanto los políticos catalanes seguían “desaparecidos”.

Jueves, Viernes, siguen los enfrentamientos con más heridos y muertos pero… la revuelta está vencida.

Acaba el ensayo de una revolución de un pueblo oprimido

110 muertos (104 civiles, 3 militares y 3 religiosos); medio millar de heridos y 112 edificios incendiados (80 religiosos).

COMIENZA LA REPRESION.

Brutal.

Millares de personas detenidas, de las que 2000 fueron procesadas por tribunales militares, resultando 175 penas de destierro (con un importante número de maestros de las escuelas de Ferrer i Guardia) 59 cadenas perpetuas y 5 condenas a muerte. Además se clausuraron los sindicatos y se ordenó el cierre de las escuelas laicas.

Aunque la revuelta no tuvo líderes, la represión del régimen, instigada por la Iglesia principalmente y por ciertas élites económicas, políticas e intelectuales, encontró uno, el principal rival de las escuelas religiosas, Francesc Ferrer i Guardia.

El juicio a Ferrer i Guardia ha quedado como una de las farsas más flagrantes de la historia judicial. Su fusilamiento provocó oleadas de protestas fuera de España, las que clamorosamente faltaron dentro.

Los cinco reos de muerte fueron ejecutados, el 13 de octubre, en el castillo de Montjuic. Entre ellos se encontraba Francisco Ferrer Guardia, cofundador de la Escuela Moderna, a quien se acusa de ser el instigador de la revuelta basándose únicamente en una acusación formulada en una carta remitida por los prelados de Barcelona. Estos fusilamientos ocasionan una amplia repulsa hacia Maura en España y en toda Europa, organizándose una gran campaña en la prensa extranjera así como manifestaciones y asaltos a diversas embajadas. El rey, alarmado por estas reacciones tanto en el exterior como en el interior cesa a Maura.
http://es.wikipedia.org/


Monumento a Ferrer i Guardia delante de la Universidad Libre de Bruselas

Capitán Galcerán, militar, abogado defensor de oficio de Francesc Ferrer i Guardia, el mejor homenaje

“Esta campaña está dirigida principalmente contra la persona de Ferrer por odio y por temor a la educación dada a la clase obrera, sea en su escuela moderna, que lograron tiempo atrás cerrar, sea en la serie de libros publicados por la casa editorial por él fundada.
Por temor, repito, de que con la ilustración, los desesperados se ennoblezcan y sacudan yugos indignos de la raza humana”


Lápida en el cementerio de Montjuïc en memoria a los anarquistas Durruti, Ascaso y Ferrer.


Monolito en la Montaña de Montjuic (Barcelona)

Salut!

——————————————————————————

Bibliografía:

LA SEMANA TRAGICA.
Barcelona en llamas, la revuelta popular y la Escuela Moderna.
Dolors Marín

MARAGALL I LA SETMANA TRAGICA
Josep Benet

LA LUCHA POR BARCELONA: clase, cultura y conflicto 1898-1937
Chris Ealham

‘Arde Barcelona: La Semana Trágica, ensayo de una revolución’
Audio de RNE.

Película LA CIUTAT CREMADA. Antoni Ribas
Premio especial del Jurado Festival Internacional de Montreal 1978

Biografía Francisco Ferrer i Guardia
http://www.youtube.com/watch?v=zT-7-p_YE8Q&feature=related