jump to navigation

CASTRAMENTACION ROMANA II por Hannon. 30 julio 2009

Posted by paxceltibera in 01. DE LOS PUEBLOS DE LA PENINSULA IBERICA.
trackback

CASTRAMENTACIÓN ROMANA: UN APRESURADO REPASO Y ALGUNOS EJEMPLOS PRÁCTICOS

II PARTE: Campamentos permanentes (castra hiberna y castra stativa)

Tras la introducción dedicada en la anterior entrega a los campamentos temporales (castra aestiva), vamos a hacer ahora un breve recorrido por algunas características de los campamentos permanentes o castra stativa. La propia denominación es bastante clara: stativus (fijo, estacionado). Estos campamentos, junto con los castra hiberna, tenían un origen diferente. Sin bien en ciertos casos nos encontramos con recintos levantados por motivo de alguna campaña puntual, lo habitual es que fueran creados para garantizar la vigilancia de zonas conflictivas y para la protección de fronteras, siendo muchos de ellos acuartelamientos permanentes de legiones y unidades auxiliares.

La primera diferencia entre los campamentos temporales y los permanentes es bastante evidente: los materiales utilizados para la construcción de los últimos son bastante más duraderos; encontrandonos algunos ejemplos en los que un campamento permanente ha sustituido a un campamento temporal previo. Al igual que sucedía con los castra aestiva, es inútil intentar hallar un modelo de campamento permanente, pues los recintos se adaptaban a las condiciones topográficas e iban, además, evolucionando en función de la región en que se hallaran.

El caso de los castra hiberna era algo particular, pues se trataba de recintos destinados a proteger al ejército durante la época invernal, una vez terminada la campaña militar. Sin embargo, no es extraño que algunos de ellos terminaran conviertiéndose, igualmente, en castra stativa, como podemos comprobar, por ejemplo, en el Limes de Germania. Estos castra hiberna se construían con mayor cuidado y sus defensas eran de mayor entidad que las de los campamentos de verano. En algunas zonas de Europa, como la Galia o Germania, los rigores climáticos obligaban a adoptar algunas variaciones en las construcción, sustituyendo las tiendas de campaña por barracones y otros alojamientos de madera o con estructuras de madera recubierta de barro y techumbre de ramaje de zarzos al modo galo.

Si era posible, el principal material usado para reforzar el foso era el césped; siendo cortados los tapines con un tamaño homogéneo de tal manera que pudieran ser usados al modo de ladrillos.

Debido al enorme tamaño de algunas imágenes, debes de seguir el artículo en su lugar original. Pincha aquí.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: