jump to navigation

¿Che? por Egho. 12 enero 2009

Posted by paxceltibera in 04. LINGÜISTICA Y TOPONIMIA.
trackback

Este vocablo nos ha caracterizado a los argentinos en el exterior, lo suficiente como para que en muchos lugares nos hayan endilgado el mote “che” principalmente en el norte Sudamérica, Centro America, México, España, y Francia.

Pero lo cierto es que la palabra “che” no tiene un único origen.

Son dos los grupos lingüísticos aborígenes del continente Sud Americano en cuyos vocabularios se incluye la palabra “che” con acepciones muy distintas.

Uno es el grupo lingüístico Araucano: entre otras lenguas de este grupo; el Tehuelche, Pehuenche y Mapuche (hoy la lengua mas hablada del grupo y con mayor población)

En estas lenguas el vocablo “che” equivale a “señor”.
Mapuche quiere decir; señor de la tierra” “Mapu” = tierra, “che” = señor
Pehuenche quiere decir señor del Arauco “pehuen” = Arauco – lugar donde crece la “araucaria”-, y “che”, = señor.

Araucaria es un árbol de la especie de las coniferas, como muchas de esta especie es de muy larga vida en la Patagonia hay ejemplares de varios miles de años (que superan los 10000 años)
Esta arbol que llega hasta 80 mts de altura alcanza su desarrollo completo recién a los 800 años, crece solo unos escasos cmts. por año.

Hay 19 especies de araucaria y son autóctonas de la región patagónica, de la región del “gaucho” (norte del litoral argentino, sur de Brasil) , y de Nueva Caledonia, este de Australia y Nueva Guinea.

Este hecho sumado a que se han encontrado en la morfología de los cráneos caracteres propios del hombre australiano en dos pueblos del extremo sur de la Patagonia (Onas y Yaganes) me ha hecho reflexionar sobre la posibilidad – de la cual se ha escrito- de migraciones de hombres de Oceanía a las costas del oeste de America del Sud y a la posibilidad de que hayan traído con ellos semillas de “araucarias” , con las se hace una harina muy refinada.
Los araucanos hacían con esa harina tortas y panes de exquisito sabor, hoy dia los siguen haciendo, además de hacer alfajores de harina de araucaria con dulces de frutas típicas de la zona como la rosa mosqueta, que son un verdadero manjar.

Bueno dejo la botánica y la antropología a un lado y sigo con el tema lingüístico.

El otro de los grupos lingüístico, que han incluido la palabra “che” a su vocabulario es la gran familia Guarani (Muya, Ava, Tupí…), cuyo hábitat es la gran región “gaúcha”; litoral argentino, Uruguay, sur de Brasil, Paraguay y Mato Groso.

En esta lengua la palabra “che” equivale a “mi”, “karaiche” quiere decir “mi señor” (el Guarini se lee de derecha a izquierda), “Karai” = señor, “che” = mi.

Bien sobre esta lengua no me voy a explayar pues en el foro ya hable de este pueblo y su idioma en el articulo que escribí con mas cariño y devoción –por haber nacido en esa tierras- ; “El chamamé y el Pueblo Guarani” .

Queda por dilucidar el merecido mote que nos hemos ganados los argentinos en el exterior de “che”, vale decir si nos es aplicado al amparo de la acepción en Araucano o la Guarani.

Se ha tomado equivocadamente, por ignorancia, en nuestro medio a la palabra “che” como forma de tratamiento significando una especie de “tuteo”, cuando en realidad en ninguno de las dos lenguas implica familiaridad alguna, por el contrario supone una formalidad de respeto; “señor” en un caso y “mi” como posesivo.

En Guarani el “che” aplicado sobre la persona tratada supone sumisión, el caso de “karaiche”. Cuando vinieron los españoles con el tiempo el “Karai” fue reemplazado en el lenguaje cotidiano por “patrón” y también degenero la forma aglutinante del idioma original (hoy se trata de proteger al Guarani clásico) y comenzó a leerse de izquierda a derecha; “che patrón” = mi patrón.

Hechas las aclaraciones pertinentes, y a mi exclusivo modo de ver la cosa, el uso de “che” en el Río de la Plata y en la región central Argentina obedeció en un principio a la acepción Araucana, esto es reemplazando a “señor”. Esto es porque el que incorpora la palabra “che” al vocabulario de Buenos Aires (el porteño es el que mas ha usado este término) es el gaucho de las pampas que estaba en contacto con los aborígenes araucanos.

El litoral argentino y Paraguay estaban naturalmente aislados de Buenos Aires, los grandes ríos Paraná y Uruguay facilitaban esta aislación. Por el contrario la “pampa” formaba parte de la región central argentina.

Estos dos hechos coadyuvan a pensar que los porteños tomaron en principio la acepción araucana de “che”.
También supone este entendido la forma en que aplican el “che” hoy dia en el exterior, por ejemplo; “che Guevara” es mas factible interpretarlo como “señor Guevara” que como “mi Guevara”.

Así también lo aplican los porteños; “che López venga para acá”.
Si analizamos esta frase -muy común- podemos apreciar que “che” reemplaza a “señor” y no a “mi”.
Esto sin desmedro de considerar que “Che” ha sufrido un cambio en su intención en el trato, usándoselo como forma de familiaridad.

MAS

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: