jump to navigation

GUDRID, LA VIAJERA por Hartza. 30 julio 2008

Posted by paxceltibera in 02. DE LOS PUEBLOS DEL MUNDO.
trackback

La mujer que viajó de Vinlandia a Roma

Gudrid, que vivió en torno al año 1000 de nuestra Era y conoció la mayor parte del mundo entonces conocido para los europeos, destaca como una de las personalidades islandesas más viajeras de las que nos ha llegado noticia. Como figura histórica, resulta asimismo conocida principalmente como noble antepasada de personajes posteriores relevantes en la Historia de Islandia, incluyendo a tres obispos del siglo XII. Los viajes de Gudrid se describen tanto en la Grænlendinga saga (Saga de los groenlandeses) como en la Eiríks saga rauđa (Saga de Erico el Rojo). Aunque ambos textos difieren entre sí en numerosos puntos, mantienen un acuerdo general en lo que respecta a los viajes de Gudrid, y la Saga de los groenlandeses ofrece, además, información adicional acerca de los otros viajes de Gudrid después de que ésta abandonara Groenlandia.

Sus travesías por el Atlántico norte constituyen, como era habitual en la época, una mezcla de aventuradas expediciones comerciales y proyectos pioneros de colonización, y muestran en toda su amplitud los logros marineros llevados a cabo por los escandinavos de la época vikinga. Según la Saga de los groenlandeses, Gudrid arribaría a Groenlandia junto con su esposo Thorir en torno al año 1000. Es posible que la pareja se hubiera desposado en Noruega, pero también cabe la posibilidad de que Thorir, un noruego, hubiera conocido a Gudrid en Islandia durante una travesía comercial, casándose allí con ella. En todo caso, con su mujer a bordo de su knörr o navío mercante, Thorir continuó viaje a Groenlandia, donde su suerte desapareció: tras naufragar frente a las costas de la gran isla, serían rescatados por un buque groenlandés, trasladándose al Asentamiento Oriental, el núcleo de población situado más al sur que entonces mantenían los escandinavos en Groenlandia. Thorir moriría de enfermedad durante aquel invierno.

Gudrid se casaría entonces con Thorstein Eiriksson, uno de los hijos de Erico el Rojo, el líder y fundador del asentamiento en Groenlandia. Junto a su nuevo marido, Gudrid se trasladó entonces al Asentamiento Occidental, el núcleo de población situado más al norte. Desgraciadamente, Thorstein moriría asimismo de enfermedad poco después. Tras su regreso al Asentamiento Oriental, donde permanece un tiempo alojada en Brattahlíđ, la granja de su cuñado Leif el Afortunado, contrae matrimonio por tercera vez, en esta ocasión con Thorfinn Karlsefni, un mercader islandés recién llegado desde Noruega. Al año siguiente (alrededor de 1010) la pareja parte hacia el oeste en el knörr de Karlsefni, embarcados en un ambicioso proyecto para colonizar Vinlandia, recientemente explorada por los hijos de Erico. Llegan al continente americano y siguen su costa hacia el sur, llegando al punto de Vinlandia donde, unos años antes, Leif Eiriksson construyera unas cabañas para pasar el invierno durante el primer viaje al continente occidental. Gudrid da allí a luz a Snorri, el primer europeo nacido en América. Sin embargo, tras unos pocos años, la aventura fracasa debido a la hostilidad de los nativos y a la falta de apoyo desde la ya de por sí aislada colonia escandinava de Groenlandia. Gudrid, Thorfinn y el resto de colonos regresan al Asentamiento Oriental, donde pasan el invierno. En primavera la pareja navega de nuevo a Noruega, donde venderán el cargamento de mercancías adquiridas en Vinlandia y en Groenlandia (suponemos que, en su mayor parte, se trataría de pieles y marfil de morsa). Al año siguiente viajan de nuevo a Islandia y, según la Saga de los groenlandeses, se instalan en Skagafjord, la región de donde Thorfinn era originario, en una granja llamada Glaumbær. Allí, tras una larga y provechosa vida en común, Thorfinn muere.

La Saga de Erico el Rojo se detiene en este punto. Sin embargo, la Saga de los groenlandeses nos relata cómo la viuda Gudrid se hará cargo de la granja familiar con el apoyo de su hijo Snorri y, cuando éste se casa, Gudrid, ya de avanzada edad, parte en peregrinación hacia Roma. Sobrevive al viaje, y regresa a Islandia, donde vivirá el resto de su vida apartada de la sociedad, como una de las primeras anacoretas o monjas independientes islandesas, falleciendo en torno a 1050. Sobrevivió a tres maridos y contempló mares y tierras desde Vinlandia al Mediterráneo.

Durante esta época, Islandia, aunque remota, no se encontraba en absoluto desconectada del resto de Europa: otros islandeses viajaron también al Mar del Centro o mar Mediterráneo. El libro medieval de visitantes del monasterio suizo de Reichenau contiene una página con el encabezamiento Hislant terra (Islandia). Allí firmaron, probablemente a lo largo del siglo XI, otros ocho hombres y cuatro mujeres también provenientes de la isla nórdica.

© Hartza 2008
Ilustraciones tomadas de J. Byock, Viking Age Iceland, Penguin Books, 2001.

MAS

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: