jump to navigation

NUOVOMONDO por Brigantinus. 7 enero 2008

Posted by paxceltibera in 03.DEL ARTE Y LA CULTURA EN GENERAL.
trackback

 

Dirección y guión: Emanuele Crialese.
Países: Italia y Francia.
Año: 2006.
Duración: 118 min.
Género: Drama.
Interpretación: Charlotte Gainsbourg (Lucy), Vincenzo Amato (Salvatore), Aurora Quattrocchi (Donna Fortunata), Francesco Casisa (Angelo), Filippo Pucillo (Pietro), Federica de Cola (Rita), Vincet Schiavelli (don Luigi), Isabella Ragonese (Rosa), Massimo Laguardia (Mangiapane), Filippo Luna (don Ercole), Andrea Prodan (Del Fiore).
Producción: Alexandre Mallet-Guy, Fabrizio Mosca y Emanuele Crialese.
Música: Antonio Castrignanò.
Fotografía: Agnès Godard.
Montaje: Maryline Monthieux.
Dirección artística: Carlos Conti.
Vestuario: Mariano Tufano.
Estreno en Italia: 22 Septiembre 2006.
Estreno en España: 15 Junio 2007.
+++++++++++++++++++

Ayer por la tarde la fui a ver. Multicines de centro comercial. Sala de V.O.S. Estaba yo solo…

La película cuenta las andanzas de la familia Mancuso, en su intento por emigrar a América. Desde el punto de vista argumental, podemos dividirla en tres partes:
-El comienzo, en Sicilia: desde el mismo inicio de la película se muestran las supersticiones del mundo rural siciliano. Salvatore Mancuso está dándole vueltas a la idea de emigrar a América, llevándose consigo a su madre -una vieja curandera- y sus dos hijos, uno de ellos sordomudo. Finalmente, decide viajar al Nuevo Mundo.
En esta parte podemos apreciar hasta qué punto para los campesinos analfabetos, “América” no era tanto un territorio geográficamente determinado, sino una especie de país de Jauja, donde los árboles daban dinero, las cebollas eran gigantescas, y corrían ríos de leche (creencias todas ellas que inspirarán algunas escenas de carácter onírico).
Se puede ver cómo desde que partían de su aldea hasta que se embarcaban, los emigrantes estaban expuestos a toda clase de timos y engaños.
-La segunda parte nos cuenta el viaje en barco. Los Mancuso no viajan solos. Con ellos van dos chicas del pueblo, prometidas a emigrantes ya establecidos en América, y Lucy, una joven inglesa de modales exquisitos. Lucy se ha “acoplado” a los Mancuso para poder viajar también al Nuevo Mundo; todo parece indicar que se gana la vida mediante el oficio más antiguo del mundo (versión alto nivel)
-La tercera parte transcurre en la isla de Ellis. Salvatore está enamorado de Lucy. Allí son sometidos a todo tipo de pruebas y exámenes, antes de dejarles entrar.

Quizás la película no pase a la historia del cine. Y en alguna reseña crítica, ya le he leído algún pero.
Sin embargo, me parece un ejemplo de película digna, y que merece la pena ver.
Cualquiera de las tres partes en las que las he dividido tienen su aspecto interesante: comprobamos las dudas y el desgarro de la emigración, cómo son explotados por aquellos que se quedan en Italia, pero viviendo de negocietes relacionados con los emigrantes (incluso el cura). Las supersticiones a flor de piel. El viaje en barco, cual ganado (sin olvidar el sempiterno choque entre primera y tercera clase)

A lo largo del viaje, la figura de Lucy, con su porte elegante y sus modales se choca con la de los emigrantes italianos. El contraste dará pie a todo tipo de reacciones: los hombres la adoran, las mujeres la envidian, la madre de Salvatore desconfía de sus maneras de señorita, circulan mil y un rumores sobre su origen y qué le habrá llevado a emigrar.

Pero tal vez la parte más interesante sea el de la isla de Elllis. Ver, por ejemplo, los exámenes a los que se les sometían. Resultan llamativos no tanto los físicos como los piscológicos… la reacción de los examinados ante los rompecabezas, las preguntas de lógica (a las que responden, con su propia lógica) También merece destacarse la reacción hostil que los exámenes en cuestión -tanto físicos como psicológicos- solían despertar en no pocos inmigrantes.
Uno de las escenas más curiosas es el “llamamiento” de las mujeres solteras por parte de los prometidos que las estaban esperando en América. Incluso asistimos a una embarazosa situación protagonizada por Dolores Torres y Sergio Domínguez, emigrantes españoles.

Alguno de los mencionados reproches por parte de la crítica tiene que ver con la “pobreza” de escenas espectaculares. Verbigratia, que no se ve un plano general del barco zarpando, ni llegando a Nueva York, ni la Estatua de la libertad.
No creo que ello vaya en desmerecimiento de la película. Al fin y al cabo los minutos iniciales, con la escalada a la montaña, también son espectaculares.

La banda sonora, unos pocos temas: canciones tradicionales sicilianas (mención especial a la panderetada que protagonizan dos emigrantes en el barco, llegando prácticamente a un estado de trance) y un par de temas de ragtime.

Vamos, que si estáis con ganas de ir al cine, y no os apetece véroslas con Transformers, películas de vikingos digitalizados o muñecos amarillos… os la recomiendo (si es que la encontráis aún en cartel, claro):

MAS

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: