jump to navigation

¿VASCONIZACIÓN TARDÍA? por Gastiz. 21 noviembre 2007

Posted by paxceltibera in 04. LINGÜISTICA Y TOPONIMIA.
trackback

Uno de los temas de la historia del País Vasco que parece provocar mayor interés, aunque sea por causas políticas, es de la posible vasconización del País Vasco occidental, es decir, las actuales provincias que forman la Comunidad Autonómica Vasca. Según dicha teoría, con el colapso del Imperio romano se produce un corrimiento de población de Navarra hacia el oeste, siendo ésta la causa de la vasquidad adquirida en el País Vasco occidental.


Más que argumentos históricos, se usan de carácter lingüístico, por dicha razón se ha colocado en esta sección de Pax Celtíbera.
No solamente se podría tratar el tema de la presunta vasconización, como se gestó dicha teoría, y todo lo relacionado con ella puede ser de interés.
Para empezar, para situar la cuestión, a continuación aparece lo que hay escrito en la Wikipedia sobre el tema, en próximas intervenciones se podrán aportar nuevos datos para tratar del tema.

La página de Internet:

Vasconización tardía
En lingüística y etnografía, la vasconización tardía es la hipótesis, sostenida por numerosos expertos, que sitúa en los siglos V o VI la llegada de los primeros hablantes de euskera al norte de la Península Ibérica procedentes de Aquitania.
Dos hipótesis
El euskera es una lengua preindoeuropea que ha resistido oleadas sucesivas de migraciones de pueblos tecnológicamente superiores (celtas, romanos, germanos, árabes) que han ido ocupando el oeste europeo desde el Neolítico hasta nuestros días. Si bien la antigüedad y supervivencia de la lengua son hechos sorprendentes e incuestionables, hay aspectos abiertos a la controversia. Uno de ellos es el origen de la lengua. Otro el hábitat que ha ocupado a lo largo del tiempo.
En relación con el hábitat que ha ocupado el euskera a lo largo de la historia existen dos hipótesis principales:
– La lengua vasca ocupa desde época prehistórica su lugar actual, es decir, los territorios al occidente de los Pirineos; que coinciden en gran parte con la actual Navarra y el País Vasco.
– Entre los siglos V-VI se produce una migración desde Aquitania con población de habla vasca que se sobrepone a una población autóctona completamente romanizada que habitaba las provincias vascas actuales.
Esta segunda hipótesis, conocida como la «vasconización tardía de la depresión vasca», ha sido propuesta por historiadores y filólogos de la talla de Claudio Sánchez Albornoz, Manuel Gómez Moreno, Jürgen Untermann o Francisco Villar. El prestigioso lingüista Luis Michelena aportó importantes argumentos en su contra, pero los hallazgos recientes de enterramientos de morfología aquitana (según se desprende de los análisis realizados por Agustín Azkarate, Iñaki García Camino o Mikel Unzueta, por citar sólo algunos autores) remiten a una importante emigración datable hacia los siglos V-VI y dan nuevos visos de actualidad a la hipótesis.
Las inscripciones eusquéricas halladas por Eliseo Gil en 2005 en el yacimiento romano de Iruña-Veleia, en plena Llanada alavesa, una zona profundamente romanizada, podrían aportar una prueba de la vigencia de la lengua en época tardoantigua, entre los siglos V y VI, lo cual podría invalidar la hipótesis de la vasconización tardía.
Pruebas
Desde esta perspectiva, sobre una primera capa indígena de tipo indoeuropeo, aparecen vestigios en el territorio actual del País Vasco de importantes asentamientos célticos (aparentemente no en los valles pirenaicos de Navarra) . Ambas culturas convivieron, con supremacía social de lo céltico, hasta la llegada de los romanos. Esto es lo que se observa sobre todo en Álava y Vizcaya, concluyendo entonces que caristios y várdulos no eran tribus o pueblos de tipo vascoide, sino indoeuropeas como sus vecinos autrigones, cántabros o berones. Es decir, que los primeros pueblos indígenas por estas latitudes no fueron vascos preindoeuropeos, como se ha supuesto tradicionalmente (y todavía sostiene Theo Vennemann), sino indoeuropeos. O por lo menos, estos indoeuropeos se superpusieron extensa y profundamente sobre el sustrato preneolítico anterior. Posteriormente, se observa que tanto Álava, como Navarra (el ager vasconis) fueron fuertemente romanizadas. El conocido saltus apenas estaba habitado, y donde lo estaba también aparecen importantes restos romanos. Según Caro Baroja, el ager estuvo tan romanizado como cualquier otra parte de la Península Ibérica. ¿Cuándo llegó el euskera y de dónde? La respuesta es: la expansión del euskera se dio en una época muy posterior, entre los siglos V a IX, desde los valles pirenaicos de Navarra y Aquitania hacia occidente, hacia lo que se conoce como la depresión vasca, pero sin apenas rebasar el Nervión o el Baias.
La vasconización tardía aporta coherencia a la interpretación de los datos:
– Abundancia de onomástica indoeuropea anterior a la romanización (trabajos de Mª Lourdes Albertos).
– Ausencia de vestigios eusquéricos anteriores a la romanización, en marcado contraste con la zona aquitana (Joaquín Gorrochategui).
– Profunda romanización de la depresión vasca (tanto del ager como del saltus, Caro Baroja, Juan José Cepeda).
– Expansión del euskera en la Alta Edad Media.
– Unidad de los dialectos vascos en la Alta Edad Media (apuntada por Luis Michelena).
– Isoglosas tan marcadas (entre dialectos vascos, entre romance y vasco)
– Vestigios arqueológicos (Aldaieta, Alegría, etc.)
– La frontera genética es bastante abrupta para los vascos hacia el sur, pero difusa hacia el norte, lo que podría indicar un desplazamiento hacia el sur de la población desde Aquitania (Luigi Luca Cavalli-Sforza).
Críticas
Los restos arqueológicos aparecidos en el antiguo asentamiento alavés de Iruña Veleia próximo a Nanclares de Oca, contienen inscripciones en euskera y egipcio y dibujos de temática cristiana, concretamente el primer dibujo de un calvario con la inscripción RIP y han sido datadas entre los siglos III y V. Si las palabras en euskera son tan antiguas como el calvario, que es del siglo III, como demuestran las pruebas de carbono 14 y de un acelerador de partículas, esta teoría podría ser descartada.
Contexto histórico
La migración desde la Aquitania se produciría, según esta hipótesis, en un momento (siglos V-VI) de grandes migraciones, protagonizadas sobre todo por distintos grupos de tribus germánicas.
En el caso concreto que nos ocupa, la llegada de los visigodos a la zona aquitana habría desplazado a los habitantes allí asentados hacia los valles septentrionales de los Pirineos. Esa huida hacia las montañas continuaría posteriormente hacia poniente (Navarra) y hacia levante (Ribagorza).
Aquitania es en época prerromana y romana la mayor fuente de inscripciones con onomástica vasca, como han demostrado Luis Michelena y Joaquín Gorrochategui.

 COMENTAR.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: