jump to navigation

EL SUICIDIO Y EL DON ENTRE LOS CELTAS SEGUN MARCEL MAUSS. 29 junio 2007

Posted by paxceltibera in 02. DE LOS PUEBLOS DEL MUNDO.
trackback

Marcel Mauss calificó de “contraprestación suprema” una forma de sacrificio ritual practicada entre los Celtas, conocida especialmente a través del siguiente texto de Ateneo:

Dice Posidonio en el vigésimo tercer libro de sus Historias : «Los celtas tienen a veces concursos gladiatorios durante los banquetes. Habiendo tomado las armas, inician peleas y practican fintas entre sí, llegando en ocasiones a producirse heridas; en cuyo caso, exasperados por las mismas, llegan incluso a matar si los compañeros no intervienen. En épocas pasadas, sigue diciendo, siempre que se repartían porciones de carne el mejor campeón recibía la mejor parte, pero si alguno la reclamaba, se iniciaba un combate individual a muerte. Otros, habiendo recibido oro y plata o un número de jarras de vino de otros compañeros, tras atestiguar solemnemente la donación, decretan que ésta se reparta entre los parientes más próximos. A continuación se tumban de espaldas sobre sus escudos, y alguno de los presentes corta su cuello con una espada» (Ateneo, Deipnosophistae 4, 154, a-c)

Fue mérito del sociólogo francés haber identificado la celebración del banquete céltico con instituciones tipo potlatch , palabra de origen indio (Alaska), con significados entre “alimentar, consumir”, “dispensador de alimentos”, “lugar en el que nos saciamos”…. Según la etnografía de la institución, y en palabras del mismo Mauss, los pueblos indios entre los que se practicaba el potlatch, eran tribus, muy ricas, que viven en las islas o en la costa o entre las Rocosas y la costa, pasan el invierno en una fiesta perpetua: banquetes, ferias y mercados, que son simultáneamente la asamblea solemne de la tribu […] Pero lo más notable en estas tribus es el principio de rivalidad y de antagonismo que domina todas estas prácticas. Se llega hasta la batalla, hasta el asesinato de los jefes y nobles que se enfrentan así. Se llega, por otro lado, hasta la destrucción puramente suntuaria de las riquezas acumuladas para eclipsar al jefe rival y, al mismo tiempo, un socio o afín (generalmente abuelo, suegro o yerno) .
El hecho de que sean los bienes colectivos aportados por el clan los utilizados por el jefe en las rivalidades que fijan las jerarquías dentro de la tribu, es por lo cual Mauss califica las instituciones tipo potlatch como sistemas de “prestaciones totales de tipo agonístico”.
El fundamento de la institución está en el mecanismo del don, es decir, la obligatoriedad de retribuir los presentes recibidos en todas aquellas sociedades en las que las relaciones sociales se expresan fundamentalmente mediante el intercambio de dones o regalos. La rivalidad en la generosidad con que se devuelve el don, fija las jerarquías sociales en este tipo de sociedades: a mayor generosidad, mayor prestigio y más elevada es la posición del jefe y de la parentela que lo sostiene económicamente.
Pues bien, la consideración del suicidio del guerrero celta en el banquete descrito por Posidonio, se imbricaría según Mauss en este tipo de instituciones, aunque alcanzando el paroxismo: la contraprestación en este caso es “suprema” porque el precio que se paga es la vida, algo tan irrestituible que no deja margen alguno a la contraprestación, a la rivalidad, saldándose definitivamente la deuda.
Dice así:

De la misma manera que en el Potlatch, el héroe, futura víctima, pide a sus compañeros de mesa […] regalos en número determinado que estos, desafiados, advertidos o no de la sanción que va a sobrevenir, y sin embargo constreñidos a acceder so pena de perder su rango, le deben entregar. Estos presentes son entregados solemnemente en público, para ser más exactos, en la gran sala cuadrada […] del festín de los nobles o del torneo; la asistencia es lo que garantiza el carácter definitivo del don. Entonces –rasgo extraordinario- el héroe que, normalmente, en otra ocasión habría devuelto con usura los regalos recibidos, paga esta vez con su vida los que acaba de tomar. Habiéndolos distribuido entre sus allegados, a los que de esta manera enriquece definitivamente y a quienes ama tanto que no duda en sacrificarse, escapa a través de la muerte a cualquier contraprestación y, al mismo tiempo, al deshonor que caería sobre él si no devolviese un día los presentes aceptados .
Acaba Mauss aportando otras noticias antiguas que confirmarían la existencia de esta institución entre los celtas: así Diodoro (V 28,5) quien nos dice que los galos reembolsaban sus deudas en el Otro Mundo; o la descripción del banquete irlandés en El festín de Bricriu , donde los nobles se clasificaban en función de haber aceptado o no el desafío de sus rivales, adjudicándose también la parte del campeón en consecuencia, etc.

Bibliografía
Mauss, M., 1972 [ed. or. fr. 1925]: “Sobre un texto de Posidonio. El suicidio, contraprestación suprema”, Sociedad y ciencias sociales. Obras III. Barcelona
– 1988 [ed. or. fr. 1950]: Ensaio sobre a dádiva . Lisboa (hay traducción al español)

Anuncios

Comentarios»

No comments yet — be the first.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: